Sponsored by

Opinion

Note: This story is more than 1 year old.

Oportunidad en Tucson

Restaurar oportunidades: lo que podemos hacer

Parte cinco de una serie de cinco partes

Traducido por Bennito L. Kelty/TucsonSentinel.com

Si Tucson quiere crecer y prosperar, necesita mejorar dramáticamente las oportunidades económicas para los jóvenes que crecen aquí. Si bien a los niños de Tucson de todos los niveles de ingresos les va peor en la edad adulta en comparación con los niños que crecen en las 11 ciudades con las que a menudo se compara Tucson, la necesidad más urgente es ayudar a los niños que crecen en familias de bajos ingresos.

El daño económico de la pandemia de COVID-19 hará que el trabajo sea mucho más difícil, pero hay muchos pasos que la ciudad de Tucson, el gobierno del condado de Pima, las empresas locales y las personas pueden tomar. Sin embargo, antes de considerar siete recomendaciones, considere dos precauciones.

Es probable que Tucson no pueda salir de su pobreza.

Un argumento común es que incrementar el crecimiento económico es la mejor manera de crear más oportunidades. Eso puede ser cierto para los recién graduados universitarios, pero no es cierto para los pobres. Y ahora, en la era del coronavirus, puede que tampoco sea cierto para los recién graduados universitarios.

Considere Charlotte, Carolina del Norte. Hace unos años, los líderes estaban orgullosos del alto crecimiento económico y la creación de empleo de su ciudad. Así que fue una sorpresa cuando los investigadores descubrieron que el crecimiento estaba brindando oportunidades para los ya acomodados y para los trasplantes bien pagados de otras ciudades, pero no estaba haciendo nada por los pobres. Hay que reconocer que los líderes de Charlotte tomaron medidas rápidamente para comprender mejor el problema y buscar soluciones.

In English: Restoring opportunity: What we can do

Los defensores del crecimiento también argumentan con frecuencia que es mejor agrandar el pastel económico que redistribuir el pastel que ya existe.

Sin embargo, la evidencia no respalda esa creencia. Como se señaló en la Parte 4 de esta serie, los investigadores que analizan la fuerte disminución de la movilidad ascendente desde la década de 1940 estimaron que las tasas de crecimiento más altas habrían cerrado solo el 29 por ciento de la disminución, mientras que manteniendo el pastel económico del mismo tamaño pero compartiéndolo de manera más equitativa habría cerró el 71 por ciento de la brecha.

Ni la experiencia de Charlotte ni la investigación sobre la movilidad ascendente apoyan el crecimiento como respuesta a la pobreza. Cada ciudad tiene que encontrar su propia forma de mejorar las oportunidades para sus niños. Si bien las políticas y tendencias nacionales y estatales influyen obviamente en lo que pueden hacer las ciudades, las acciones locales marcan una diferencia importante. Depende de Tucson encontrar nuestra propia respuesta.

La educación es una respuesta, pero no la respuesta

Otro argumento frecuente es que la mejor manera de reducir la pobreza es que los pobres obtengan una mejor educación. Si bien somos de todo corazón defensores de la mejora de la educación, este argumento ignora el hecho de que una educación de calidad no está disponible para todos los niños.

Es falso argumentar que un niño que crece en un vecindario de bajos ingresos y asiste a una escuela secundaria que obtiene una "C" del Departamento de Educación de Arizona tiene la misma oportunidad de obtener una buena educación como un niño que crece en un vecindario de altos ingresos y asiste a una escuela secundaria que obtiene una "A" del estado.

Además, el tema es más complejo que solo la calidad de los maestros y administradores. Los barrios que rodean las escuelas son importantes. Casi todas las escuelas de alto rendimiento están ubicadas en comunidades de ingresos más altos de familias económicamente seguras que no solo están profundamente comprometidas con sus escuelas, sino que también usan su poder político para exigir buenas escuelas y de buena gana pagar impuestos más altos para financiarlas.

Encontrar formas de brindar mejores oportunidades educativas a los pobres es extremadamente difícil, como lo han demostrado décadas de esfuerzos fallidos de reforma.

Pero hasta que lo hagamos, el argumento de que "los niños pobres necesitan una mejor educación" es poco más que culpar a los pobres por ser pobres.

Con estas dos advertencias, aquí hay siete recomendaciones sobre cómo Tucson puede aumentar las oportunidades para los jóvenes que crecen aquí.

Recomendación uno: apoyar un preescolar de alta calidad para todos los niños

Los preescolares son eficaces. Las experiencias de alta calidad en la primera infancia ayudan a garantizar que el éxito sea más probable en la escuela y en la vida. Significa que en la edad adulta es más probable que los niños sean más saludables, y es más probable que tengan un empleo y éxito, y que se conviertan en contribuyentes.

Thanks for reading TucsonSentinel.com. Tell your friends to follow us on Facebook and Twitter.

El economista ganador del Premio Nobel James Heckman calculó que por cada dólar invertido en educación infantil de alta calidad, una comunidad obtendrá ahorros de más de 12 dólares en costos evitados de justicia juvenil, encarcelamiento, bienestar y otros gastos de programas sociales.

Aquí en Tucson, The Preschool Promise es una coalición diversa de educadores, líderes empresariales, organizaciones comunitarias, padres y ciudadanos preocupados que están trabajando para generar fondos para que más de nuestros niños puedan asistir a un preescolar de alta calidad. Puede obtener más información al respecto en thepreschoolpromise.org.

Recomendación dos: para ayudar a los niños, mejorar la financiación de sus escuelas

Al financiar nuestras escuelas públicas, Arizona a menudo se ubica cuarto de la inferior entre los 50 estados. Pero esta alarmante estadística cuenta solo una parte de la historia.

Cuando los estados se clasifican por su riqueza y capacidad para financiar la educación pública, Arizona lo hace aún peor. En el porcentaje de ingresos personales que Arizona gasta en educación pública, incluido el dinero de fuentes federales, estatales y locales, Arizona ocupa el segundo lugar desde el fondo entre los estados, según las cifras del año fiscal 2017 de la Oficina del Censo de EE. UU.

Arizona gasta $26.84 por $1,000 de ingresos personales en educación pública, mientras que la mediana nacional es $37,46 por $1,000 de ingresos personales. Si Arizona aumentará los fondos para alcanzar la mediana nacional en el gasto en educación en relación con la riqueza de sus ciudadanos, el estado aumentaría los fondos para las escuelas públicas en casi un 40 por ciento.

La baja proporción de gasto en educación de los Arizonenses en relación con su riqueza implica que el estado podría permitirse gastar mucho más en educación pública. Es una vergüenza que no lo hagamos.

Recomendación tres: Para ayudar a los niños, mejorar su vecindario

Los vecindarios marcan una gran diferencia en las perspectivas de vida de un niño. Una forma obvia de mejorar el vecindario de un niño es ayudar a los padres a mudarse a un vecindario que tenga más oportunidades pero que aún sea asequible. Por ejemplo, la ciudad de Seattle está trabajando con investigadores para usar vales de vivienda para guiar a los padres hacia vecindarios más deseables.

Además, los gobiernos locales pueden reexaminar las regulaciones de zonificación y uso de la tierra para facilitar la creación de vecindarios de ingresos mixtos con sus niveles más altos de oportunidades. O se pueden utilizar incentivos para atraer empleadores, minoristas o residentes con estudios superiores. Hay muchas formas de mejorar los vecindarios. Pero una cosa es segura: los vecindarios no mejorarán a menos que hagamos de su mejora una prioridad.

Recomendación cuatro: reconocer la importancia de la estructura familiar

Los investigadores de Harvard en oppotunityatlas.org, la investigación en la que se basa gran parte de esta serie de artículos, identificaron a las familias biparentales como un factor clave para el éxito posterior de los niños. Sin embargo, en las últimas dos décadas, a pesar de gastar cientos de millones de dólares, los programas federales diseñados para fortalecer el matrimonio y la estabilidad del matrimonio no funcionaron porque las parejas han optado cada vez más por no casarse.

Además, el esfuerzo para que más niños vivan en hogares biparentales se topa con una fuerte tendencia social: se estima que el 60 por ciento de los nacimientos a nivel nacional de mujeres solteras menores de 30 años no son planificados.

Los hogares monoparentales son un problema especialmente importante en Tucson, que está en el percentil 84, y eso es muy alto entre ciudades en el país por hogares monoparentales.

Aunque una mejor planificación familiar es una posible solución para los hogares unifamiliares, también se pueden tomar otras medidas. El aumento de las visitas domiciliarias de educadores de padres, trabajadores sociales o enfermeras puede ayudar a los padres jóvenes a comprender mejor cómo criar a sus hijos de manera más eficaz. Y los empleadores pueden adoptar prácticas en el lugar de trabajo favorables a la familia, como ofrecer horarios flexibles, horarios de trabajo más predecibles, compartir el trabajo, licencia por enfermedad cuando los niños están enfermos y trabajar en casa.

Recomendación cinco: ayudar a los niños, ayudar a sus padres

La parte 2 de esta serie encontró que los niños de Tucson que crecen en hogares de bajos ingresos ganan varios miles de dólares menos al año en la edad adulta que los que crecen en hogares de ingresos medios. Y los niños que crecen en hogares de ingresos medios ganan varios miles de dólares menos al año en la edad adulta que los que crecen en hogares de ingresos altos. Esto sugiere la conclusión razonable de que el aumento de los ingresos de los padres ofrecería más oportunidades a sus hijos.

Existen varias formas de aumentar los ingresos de los padres. Una forma podría ser siguiendo el ejemplo de otros 28 estados instituyendo un Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo de Arizona para complementar el Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo federal. Ese crédito fiscal se considera uno de los mejores programas contra la pobreza del país. Ha reducido la pobreza de millones de familias y mejorado el bienestar inmediato y a largo plazo de los niños.

Otras formas incluyen aumentar el salario mínimo, proveer más oportunidades de capacitación y educación para adultos, cambiar la estructura tributaria para depender menos de impuestos regresivos, proteger los programas contra la pobreza como cupones de alimentos y apoyo para el cuidado de niños y, en general, brindar una mejor red de seguridad.

Recomendación sexta: para ayudar a los niños, organizarse mejor para abordar la desigualdad de oportunidades de Tucson

Los esfuerzos para reducir la pobreza y la desigualdad económica y para aumentar las oportunidades deben realizarse en todos los niveles: federal, estatal y local. Sin embargo, el progreso puede ser mucho más rápido a nivel estatal y local. En consecuencia, las ciudades y los estados son la fuente de algunos de los trabajos más significativos y valiosos a medida que empresarios, educadores, líderes sin fines de lucro, funcionarios del gobierno local y otros se unen en un propósito común para colaborar en la mejora de las oportunidades.
Una opción es convocar un grupo de trabajo, similar al grupo de trabajo formado en Charlotte, para realizar un estudio en profundidad y hacer recomendaciones sobre cómo aumentar las oportunidades en Tucson. Luego, el grupo de trabajo debe involucrar a la comunidad en la implementación de las recomendaciones.

Sin embargo, una preocupación con la organización de un grupo de trabajo es que muchos informes del grupo de trabajo generan mucha publicidad pero luego mueren silenciosamente. Si creamos un grupo de trabajo, no podemos permitir que sus recomendaciones se archiven en los estantes de las oficinas de los líderes, donde nunca más volverán a ver la luz.

Recomendación siete: Para ayudar a los niños, desarrolle un proyecto de demostración basado en la idea de un ingreso básico universal.

Esto puede parecer obvio, pero aumentar los ingresos individuales y familiares es una forma segura de hacer mella en la pobreza de Tucson y comenzar a brindar más oportunidades a los Tucsonenses de bajos ingresos. Esto conduce a una recomendación final para un proyecto de demostración basado en la idea de una renta básica universal.

Una renta básica universal ganó la atención pública durante las primarias presidenciales demócratas como plataforma principal del entonces candidato Andrew Yang. En 2020, para combatir la recesión económica de COVID, la administración Trump utilizó esta idea al enviar cheques únicos a casi todos los adultos estadounidenses.

Los partidarios sostienen que una renta básica universal tendría varios beneficios. Reduciría la pobreza, compensaría los millones de empleos que se espera que se pierdan a medida que la tecnología reemplace a más trabajadores, eliminaría las grandes burocracias que se requieren para administrar los programas de la red de seguridad social y brindaría a las personas un colchón que les permita buscar mejores empleos, más educación o convertirse en emprendedores.

Sugerimos desarrollar un proyecto de demostración en el que de 100 a 200 Tucsonenses recibirían de $500 a $1,000 por mes, sin condiciones, con el propósito de determinar si permite a los beneficiarios salir de la pobreza. Estas personas se emparejarían estadísticamente con un grupo de control que no recibe los ingresos adicionales.

Esta columna no es el lugar para diseñar tal proyecto. Pero hay modelos disponibles y asesoramiento de expertos. Stockton, California, se encuentra en los últimos meses de un proyecto de demostración de ingresos básicos. Otros programas que dan dinero a las personas incluyen el Dividendo del Fondo Permanente de Alaska, el Dividendo del Casino para la Banda Oriental de Indios Cherokee y los programas de ingresos básicos universales en Finlandia, Namibia y Kenia.

Es importante destacar que en 2017 la Universidad de Stanford creó un laboratorio de ingresos básicos para crear un hogar académico para el estudio y la evaluación de experimentos de ingresos básicos.

Es demasiado pronto para decir de manera concluyente que tales programas funcionan, pero la investigación hasta ahora es alentadora. Esto significa que Tucson tiene la oportunidad de desempeñar un papel importante para ayudar a la nación a comprender cómo mejorar las condiciones y circunstancias de los pobres.

Una Palabra Final

La creciente brecha de oportunidades entre los niños de Tucson es destructiva, no solo para aquellos con menos oportunidades, sino también para nuestra comunidad. Los niños que tienen menos oportunidades de educación o que se sienten cada vez más alejados del proceso político no pueden contribuir plenamente a nuestra economía ni a nuestra democracia. Tampoco pueden reconocer su potencial para vivir una vida significativa y satisfactoria.

El coronavirus hace que sea aún más difícil para muchos Tucsonenses proporcionar incluso lo básico: alimentos, vivienda y atención médica para sus hijos. Estos, por supuesto, son la máxima prioridad.

Sin embargo, eso no nos exime de tomar acciones al mismo tiempo para reducir la brecha de oportunidades. Si queremos que la ciudad se convierta en una gran ciudad y que el condado se convierta en un gran condado, es urgente que encontremos formas de permitir que todos los Tucsonenses tengan las mismas oportunidades de hacer realidad el sueño Americano para ellos y sus hijos. El futuro de Tucson lo exige. Deberíamos exigirlo a nosotros mismos.

The complete 'Tucson Opportunity' series

Part 1: Opportunity in Tucson? Not so much

Part 2: A tale of two Tucsons

Part 3: Poverty is costly, and not only for Tucson's poor

Part 4: Economic inequality limits opportunity

Part 5: Restoring opportunity: What we can do

En español

Parte 1: ¿Oportunidad en Tucson? No tanto

Parte 2: Cuento de dos Tucson

Parte 3: La pobreza es costosa y no solo para los pobres

Parte 4: La desigualdad económica limita las oportunidades

Parte 5: Restaurando oportunidad: lo que podemos hacer

Jim Kiser is a former editorial page columnist and editorial page editor for the Arizona Daily Star. He has undergraduate and graduate degrees in education from the University of Arizona and an MBA from Stanford University.

- 30 -
have your say   

Comments

There are no comments on this report. Sorry, comments are closed.

Sorry, we missed your input...

You must be logged in or register to comment

Read all of TucsonSentinel.com's
coronavirus reporting here »

Click image to enlarge

Paul Ingram/TucsonSentinel.com

Sobre Jim Kiser

Jim Kiser es un ex editor de la página editorial y columnista del Arizona Daily Star. Después de retirarse del Star, trabajó para el Consejo de Liderazgo del Sur de Arizona. Anteriormente, pasó tres años como vicepresidente de finanzas de Des Moines Register and Tribune Company, y tiene un MBA de la Universidad de Stanford. Aunque su nombre no está en la firma por su elección, su esposa, Shirley, ex ejecutiva de educación pública y sin fines de lucro y maestra de inglés de la escuela secundaria, es un socio pleno en el esfuerzo por llamar la atención sobre la falta de oportunidades de Tucson para los jóvenes de la ciudad.