Now Reading
La pobreza es costosa y no solo para los pobres
opinion

Note: This story is more than 1 year old.

Oportunidad en Tucson

La pobreza es costosa y no solo para los pobres

Parte tres de una serie de cinco partes

  • Paul Ingram/TucsonSentinel.com

Traducido por Bennito L. Kelty/TucsonSentinel.com

¿Crees que Tucson es una ciudad de promesas y oportunidades? Entonces lo más probable es que no seas pobre.

Incluso antes de que ocurriera la pandemia de COVID-19 a principios de 2020, Tucson tenía una tasa de pobreza más alta que la nación, Arizona, y 10 de las 11 ciudades con las que los investigadores de la UA comparan con frecuencia a Tucson. Con las repercusiones económicas del coronavirus que afectan más gravemente a los pobres y amenazan con durar al menos un año más, hay muchas razones para creer que la pobreza en nuestra comunidad empeorará aún más.

Incluso sin que el virus vuelva a deprimir la economía, nuestro cálculo aproximado es que la pobreza le cuesta a la economía de Tucson casi $2.2 mil millones cada año.

La rica herencia cultural de Tucson y el extraordinario estilo de vida al aire libre no se traducen en una alta calidad de vida para todos. Eso es porque Tucson y la nación perpetúan la pobreza al ofrecer muchas menos oportunidades a los pobres.

In English: Poverty is costly, and not only for Tucson's poor

"Los niños de familias pobres tienen el doble de probabilidades que los niños de otras familias de terminar en la parte inferior de la distribución de ingresos", dice un documento de Brookings Institution de 2014 titulado apropiadamente, Poverty and Opportunity: Begin with Facts.

"Para una nación que se enorgullece de las oportunidades que ofrecemos a 'los cansados, los pobres, las masas apiñadas', casi nadie piensa que deberíamos estar satisfechos con las oportunidades que ofrecemos a los niños pobres", agrega Brookings.

El hecho de que los niños pobres de Tucson tienen menos oportunidades se enfatiza en la abrumadora tasa de pobreza de Tucson. En 2018, Tucson vio al 17.8% de sus residentes viviendo en la pobreza, un porcentaje más alto que en Denver, Salt Lake City, Austin, Phoenix y otras seis ciudades del oeste con las que los investigadores del Economic and Business Research Center de la UA comparan Tucson.

Y a pesar de una leve mejora en 2018 con respecto a 2017, las tendencias a largo plazo van en la dirección equivocada. La tasa de pobreza del 17.8% en 2018 fue más alta que el 14.7% en 2000.

Aún más preocupantes son las tasas de pobreza de los niños. En 2018, los niños menores de 18 años en Tucson tenían una tasa de pobreza del 25.1% - más alta que el estado de Arizona con una tasa del 22.8% y la nación con una tasa del 19.5%.

Peor aún, los hogares encabezados por mujeres sin hombres presentes y al menos un niño menor de 5 años tenían una tasa de pobreza del 36.6%.

Dado que un porcentaje significativo de niños que crecen en la pobreza permanecen en la pobreza en la edad adulta, estas tendencias deberían ser de gran preocupación para los Tucsonenses.

Agregue a eso el hecho sombrío de que en enero, antes del inicio de la pandemia de coronavirus, George Hammond, director del Economic and Business Research Center de la Universidad de Arizona, estimó que 154,000 empleos en Tucson están en "alto riesgo de automatización durante los próximos 20-30 años." Eso es 4 de cada 10 trabajos que están amenazados. Si bien se crearán nuevos puestos de trabajo, Hammond agregó en evidente esfuerzo de quedarse corto: "Se avecinan interrupciones laborales."

La pobreza resultante de la insuficiencia de oportunidades tiene claramente costos importantes, además de los costos económicos, tanto para el individuo como para la comunidad. Pero los costos económicos son tan sustanciales que no se pueden ignorar.

"Existe abundante evidencia en la investigación, y ante nuestros ojos todos los días, de que la pobreza está relacionada con una mala salud física y mental, el desempleo, la falta de educación y habilidades, las dificultades de desarrollo en los niños, la delincuencia, la falta de vivienda, la discriminación racial y otros problemas," Escribe el Canadian National Council of Welfare Reports in "The Dollars and Sense of Solving Poverty."

Estos problemas resultan en costos indirectos para la sociedad, como el alto uso de salas de emergencia y gastos adicionales para la aplicación de la ley, el sistema judicial, la educación correctiva y otros servicios costosos. La pobreza también tiene costos indirectos para las personas y las empresas debido a la mayor necesidad de seguros y seguridad. Vale tener en mente que estos costos indirectos son además de los costos directos de la pobreza a través de programas federales y estatales de asistencia gubernamental a los pobres.

En resumen, si bien los efectos tóxicos de la pobreza recaen principalmente sobre los pobres, su costo corre a cargo de toda la comunidad.

El costo para la comunidad puede ser calculado exactamente, y el gobierno del condado de Pima está buscando activamente consultores para hacer la investigación y realizar el cálculo.

Mientras tanto, es posible determinar una estimación aproximada para el condado de Pima basándose en el trabajo de siete provincias canadienses que calcularon el costo de la pobreza. Utilizaron un método ingenioso: calcularon cuál sería el efecto si el quintil inferior de personas ganando ingresos aumentaría sus ingresos al nivel de las personas ganando ingresos en el segundo quintil.

En los cálculos canadienses, los costos promedian más de $6,100 por hogar. Útil para nuestro análisis debido a las diferencias de moneda entre Canadá y los EE. UU., las provincias también calcularon los costos como un porcentaje del PIB Producto Interno Bruto). Las cifras oscilaron entre el 4 y el 7 por ciento del PIB y el promedio fue de 5.62%. (Figura 3-3.)
Dé un paso más allá y multiplique el promedio de Canadá de 5.62% por el PIB de Tucson de $40 mil millones en 2018, y el resultado es que el costo de la pobreza de Tucson es de aproximadamente $2.2 mil millones por año.

En perspectiva, esos $2.2 mil millones son casi tan grandes como los $2.6 mil millones que ASU calculó recientemente que el gigante de la defensa Raytheon aporta anualmente a la economía de Arizona con sus casi 13,000 empleados y una red estatal de más de 500 proveedores.

La estimación de $2.2 mil millones como el costo de la pobreza en Tucson es una estimación aproximada. Sin embargo, la tasa de 5.62% del PIB utilizada para calcularla es consistente con una investigación publicada en abril de 2018 por Mark R. Rank, experto en pobreza de la Universidad de Washington. Calculó el costo económico de la pobreza infantil en Estados Unidos en un 5.4 por ciento del PIB, sorprendentemente similar a las estimaciones canadienses.

Si nada más, la estimación de $2.2 mil millones muestra que valdría la pena calcular el costo de la pobreza en el área metropolitana de Tucson.

Cuando el gasto del consumidor constituye del 65 al 70 por ciento de la economía, como ocurre en los Estados Unidos, cualquier reducción significativa en el gasto potencial del consumidor se siente ampliamente, como lo deja en claro la crisis del coronavirus. Al renunciar a los beneficios económicos de reducir significativamente la pobreza, Tucson está pagando un alto precio por no brindar oportunidades a todos sus residentes.

The complete 'Tucson Opportunity' series

Part 1: Opportunity in Tucson? Not so much

Part 2: A tale of two Tucsons

Part 3: Poverty is costly, and not only for Tucson's poor

Part 4: Economic inequality limits opportunity

Part 5: Restoring opportunity: What we can do

En español

Parte 1: ¿Oportunidad en Tucson? No tanto

Parte 2: Cuento de dos Tucson

Parte 3: La pobreza es costosa y no solo para los pobres

Parte 4: La desigualdad económica limita las oportunidades

Parte 5: Restaurando oportunidad: lo que podemos hacer

Jim Kiser is a former editorial page columnist and editorial page editor for the Arizona Daily Star. He has undergraduate and graduate degrees in education from the University of Arizona and an MBA from Stanford University.

Sobre Jim Kiser

Jim Kiser es un ex editor de la página editorial y columnista del Arizona Daily Star. Después de retirarse del Star, trabajó para el Consejo de Liderazgo del Sur de Arizona. Anteriormente, pasó tres años como vicepresidente de finanzas de Des Moines Register and Tribune Company, y tiene un MBA de la Universidad de Stanford. Aunque su nombre no está en la firma por su elección, su esposa, Shirley, ex ejecutiva de educación pública y sin fines de lucro y maestra de inglés de la escuela secundaria, es un socio pleno en el esfuerzo por llamar la atención sobre la falta de oportunidades de Tucson para los jóvenes de la ciudad.

— 30 —

Best in Internet Exploder