Sponsored by

Opinion

Note: This story is more than 1 year old.

Oportunidad en Tucson

Cuento de dos Tucson

Parte dos de una serie de cinco partes

More by Jim Kiser

Traducido por Bennito L. Kelty/TucsonSentinel.com

A los estadounidenses les gusta creer que todos los niños tienen las mismas oportunidades de hacer el bien y prosperar cuando crezcan. Sin embargo, eso no es cierto para la nación y no es cierto para el área metropolitana de Tucson.

En Tucson, cuatro factores además de la habilidad innata de un niño afectan la oportunidad disponible para él o ella. Estos factores, que juegan un papel importante en la determinación del éxito de un niño en la edad adulta, son la parte de la ciudad en la que crece el niño, la cantidad de dinero que ganan sus padres, su género y su raza o etnia.

Estas diferencias en efecto han creado dos Tucson: un Tucson en el que los niños crecen para tener éxito financiero y otro Tucson en el que los niños están preparados para luchar para mantenerse a sí mismos y a sus familias, durante toda su vida.

Dado que el desastre económico de la pandemia COVID-19 afecta desproporcionadamente a los pobres, estos dos Tucson se separarán aún más entre sí a menos que esta comunidad trabaje para disminuir las diferencias.

In English: A tale of two Tucsons

Un mapa de los ingresos obtenidos en la edad adulta por los niños que crecen en Tucson, desarrollado por el sitio web opportunityatlas.org, revela la marcada diferencia entre los dos Tucsones. Los tonos azul y verde muestran dónde crecen los niños y obtienen ingresos familiares en la edad adulta más altos que la media de la región. Los tonos rojo y naranja revelan dónde los niños en la edad adulta obtienen ingresos más bajos que la mediana. Cuanto más oscuro sea el azul, mayores serán los ingresos. Cuanto más oscuro sea el rojo, menores serán los ingresos. (Tenga en cuenta que estos no son ingresos actuales en las diferentes áreas; son los ingresos de adultos de los residentes que crecieron en cada área).

Within Tucson, economic opportunity varies sharply

Household incomes in adulthood of kids who grow up in Tucson

El rango de ingresos familiares de los niños en la edad adulta es grande, con ingresos promedio de las áreas de alta oportunidad de cuatro a cinco veces más altos que los ingresos promedio de las áreas de menor oportunidad.

Igualmente significativo, las grandes muestras de tonos azules y rojos en el mapa ponen al descubierto una característica importante de Tucson: nuestra comunidad está económicamente segregada y dramáticamente.

La mayoría de los habitantes de Tucson no se sorprenderá de que el mapa muestre que la segregación económica de Tucson tiene una línea divisoria clara: la calle River.

Al sur de River, muchos vecindarios de ingresos bajos y medios ofrecen menos oportunidades a sus hijos, quienes tienden a tener ingresos más bajos cuando crecen. Los vecindarios de ingresos más altos concentrados en Foothills al norte de River y en el lado noroeste de la ciudad ofrecen mayores oportunidades a sus hijos, quienes tienden a cobrar más en la edad adulta.

Ese efecto en Tucson es similar al de muchas ciudades, donde los residentes más ricos se mudan del centro de la ciudad a enclaves en los que ellos y sus hijos a menudo tienen poco contacto con los residentes de bajos ingresos.

Y como en otras ciudades, la segregación económica es perjudicial, especialmente para los pobres. Significa que los niños crecen cada vez más con otros niños que provienen de entornos económicos similares y pueden fallar a comprender cómo es la vida de otros niños menos afortunados.

Además, esta segregación residencial, que se basa por los más en los ingresos y la riqueza, da lugar a una segregación escolar que se basa principalmente en los ingresos y la riqueza. Y esta segregación educativa no solo afecta la calidad de la educación que puede recibir un niño, sino que también afecta las amistades, otras relaciones y los recursos sociales disponibles para el niño.

Otro efecto negativo de la segregación económica es que lleva a los adultos ricos a no conocer de primera mano a los pobres y hace menos probable que reconozcan la creciente y consecuente brecha de oportunidades.

Significativamente, los investigadores de chanceatlas.org con sede en Harvard encontraron una fuerte correlación negativa entre la segregación de ingresos y la movilidad ascendente. Descubrieron que la movilidad ascendente, y por lo tanto la oportunidad, tiende a ser mayor en las áreas metropolitanas en las que las familias pobres están más dispersas entre los vecindarios de ingresos mixtos.

El análisis de los ingresos obtenidos por los niños que crecen en Tucson revela que Tucson no solo está segregado por ingresos en la edad adulta, con las diferencias de oportunidades que eso implica, sino que también provee oportunidades muy diferentes para diferentes grupos raciales y étnicos.

  • Los ingresos de los padres tienden a determinar los ingresos de un niño en la edad adulta. En general, los niños y niñas que crecen en hogares de bajos ingresos ganan menos en la edad adulta que los niños y niñas que crecen en hogares de ingresos medios. Y los niños y niñas que crecen en hogares de ingresos medios ganan menos en la edad adulta que los niños y niñas que crecen en hogares de ingresos altos.
  • Para los niños, las diferencias raciales y étnicas son grandes. En los tres niveles de ingresos de los padres, las oportunidades para los niños están más disponibles para los blancos y asiáticos que para los negros, los nativos americanos y los hispanos.
  • Sin embargo, para las niñas blancas, hispanas y negras, las diferencias raciales y étnicas en oportunidades e ingresos esencialmente no existen, aunque los tres grupos están muy por detrás de las niñas asiáticas.
  • En los tres niveles de ingresos de los padres, las oportunidades están más disponibles para los niños que para las niñas. Las diferencias de género tienden a ser sustanciales, con la única excepción de que las niñas negras ganan más en la edad adulta que los niños negros.
  • La brecha entre los nativos americanos y otros niños y niñas es grande y revela un problema importante en Tucson.

Tales hallazgos conducen a dos conclusiones generales. Primero, cuando los ingresos de los padres, la raza, la etnia, el género y la parte de la ciudad en la que crece un niño juegan un papel importante en la determinación de las oportunidades de éxito del niño en la edad adulta, entonces no existe la igualdad de oportunidades. Es más un mito que una realidad.

Esto no quiere decir que algunos niños no puedan superar entornos desfavorecidos y tener mucho éxito.

Pero cuando eso sucede, es la excepción. Y la política pública no debe basarse en esas excepciones. Los líderes de gobierno, educación y negocios de la región de Tucson deben concentrarse más en el trabajo para reducir las brechas de oportunidades de la región.

En segundo lugar, con tantos niños en el área metropolitana de Tucson que sufren la falta de oportunidades, uno podría esperar que la pobreza sea alta. Y es.

The complete 'Tucson Opportunity' series

Part 1: Opportunity in Tucson? Not so much

Part 2: A tale of two Tucsons

Part 3: Poverty is costly, and not only for Tucson's poor

Part 4: Economic inequality limits opportunity

Part 5: Restoring opportunity: What we can do

En español

Parte 1: ¿Oportunidad en Tucson? No tanto

Parte 2: Cuento de dos Tucson

Parte 3: La pobreza es costosa y no solo para los pobres

Parte 4: La desigualdad económica limita las oportunidades

Parte 5: Restaurando oportunidad: lo que podemos hacer

Jim Kiser is a former editorial page columnist and editorial page editor for the Arizona Daily Star. He has undergraduate and graduate degrees in education from the University of Arizona and an MBA from Stanford University.

- 30 -
have your say   

Comments

There are no comments on this report. Sorry, comments are closed.

Sorry, we missed your input...

You must be logged in or register to comment

Read all of TucsonSentinel.com's
coronavirus reporting here »

Sobre Jim Kiser

Jim Kiser es un ex editor de la página editorial y columnista del Arizona Daily Star. Después de retirarse del Star, trabajó para el Consejo de Liderazgo del Sur de Arizona. Anteriormente, pasó tres años como vicepresidente de finanzas de Des Moines Register and Tribune Company, y tiene un MBA de la Universidad de Stanford. Aunque su nombre no está en la firma por su elección, su esposa, Shirley, ex ejecutiva de educación pública y sin fines de lucro y maestra de inglés de la escuela secundaria, es un socio pleno en el esfuerzo por llamar la atención sobre la falta de oportunidades de Tucson para los jóvenes de la ciudad.