Sponsored by

Opinion

Globe editorial

La vacuna podría salvarnos, si lo permitimos

La muerte por COVID-19 ahora se puede prevenir en gran medida. Todos deben hacer su parte para lograr que más personas se vacunen.

En los últimos 18 difíciles meses, los estadounidenses han vivido grandes pérdidas y dificultades, pero también un milagro. Con una velocidad sin precedentes, los científicos crearon no una, sino varias vacunas seguras y efectivas contra el COVID-19, lo que necesitamos para acabar con este flagelo que ha causado la muerte de más de 600.000 personas, una cifra que sigue aumentando por cientos a diario.

A veces puede resultar difícil reconocer la magnitud de los eventos a medida que ocurren. Pero en toda la historia de la humanidad, ninguna infección que haya acabado con la vida de tantos ha sido controlada tan rápidamente. Es un logro asombroso. Ni siquiera suman dos años desde la aparición de la enfermedad, y tenemos la medida de protección que aquellos que sufrieron miles de años de plagas y pandemias desearon en vano.

In English: The COVID vaccine could save us, if we let it

Desde la aprobación inicial de las primeras vacunas COVID-19 el invierno pasado, millones de personas han sido inmunizadas, las tasas de mortalidad han disminuido y parte del miedo que dominó el año pasado se ha disipado como una tormenta. Sin embargo, la negativa de decenas de millones de estadounidenses a vacunarse ha creado una nueva realidad: una pandemia que continúa llenando hospitales y morgues, esta vez, por elección propia.

Los científicos han hecho su parte. La pregunta ahora es si nuestros líderes políticos, instituciones cívicas, iglesias y empresas pueden cumplir con su objetivo liderando un esfuerzo a nivel nacional para superar la apatía, el miedo y la desinformación que ha impedido la vacunación a mayor escala. En este momento, solo aproximadamente la mitad de la población de los Estados Unidos está completamente vacunada, una cifra que muestra el retraso en algunas partes del país. En Alabama, por ejemplo, solo el 35 por ciento de la población está completamente vacunada. En Louisiana, el epicentro del pico más reciente, es solo del 38 por ciento.

Incluso en los estados más exitosos, como Massachusetts, el ritmo de la vacunación se ha reducido. Solo el 65 por ciento de la población de la Commonwealth está completamente vacunada. El hecho de que los niños menores de 12 años no puedan recibir la vacuna explica parte de ese número, pero incluso entre la población elegible, la tasa de vacunación en Massachusetts es solo del 74 por ciento.

Lo que eso significa es que la enfermedad continúa propagándose sin piedad, amenazando no solo a los que no han sido vacunados por elección, sino también a los niños que ahora corren peligro debido a la falta de voluntad de algunos adultos para ayudar a protegerlos. Si bien el riesgo para los niños sigue siendo muy bajo en comparación con los adultos, más niños contraen la variante más nueva del coronavirus, Delta; el número de niños hospitalizados ha alcanzado niveles récord; y un puñado de estados del sur se han quedado sin camas en los hospitales de niños o están a punto de quedarse sin camas.

La propagación continua también le da a la enfermedad más espacio para mutar y para que se desarrollen nuevas variantes. Hasta ahora, las vacunas son efectivas contra variantes, incluida Delta, en términos de prevenir enfermedades graves y la muerte, pero cuanto más se puede propagar la infección, mayor es la posibilidad de que surja una nueva variante que está más allá del poder de las vacunas.

Like what you're reading? Support high-quality local journalism and help underwrite independent news without the spin.

Si bien la resistencia a las vacunas a veces parece una consecuencia de nuestro clima político hiperpolarizado, también es común en otros países, y la nuestra no es la primera generación de estadounidenses que enfrenta este desafío de salud pública. La negativa a vacunarse, e incluso la violenta oposición, es tan antigua como las propias vacunas. Aquí en Massachusetts, alguien bombardeó la casa de Cotton Mather en Boston cuando defendía la vacuna contra la viruela. Eso fue en 1721. En 1905, un oponente a la vacuna en Cambridge fue hasta la Corte Suprema tratando de revocar un mandato de vacuna contra la viruela, un esfuerzo que llevó a la decisión histórica que defiende el derecho de los estados a imponer requisitos de vacunas para la salud pública.

La mejor manera de superar esto es que las figuras respetables como los médicos hablen individualmente con los que se resisten a vacunarse, explicando de manera empática y respetuosa los beneficios de la vacunación y desacreditando los falsos rumores que puedan haber escuchado. Pero simplemente esperar pacientemente a que los médicos convenzan a los no vacunados de que se vacunen, mientras la gente muere todos los días, no es suficiente. Los gobiernos, los empleadores y otras instituciones deben respaldar esos esfuerzos:

  • Los empleadores deben instituir, y luego hacer cumplir, los requisitos de vacunación para sus empleados, haciendo de la vacuna una condición de empleo.
  • Los sindicatos deben exigir requisitos de vacunación en los lugares de trabajo que no los exigen, ya que esas políticas harán que sus miembros estén más seguros.
  • Darles a los trabajadores tiempo libre remunerado para recibir sus vacunas (las vacunas Pfizer y Moderna requieren dos inyecciones) debería ser la norma para todas las empresas.
  • Los estados deben permitir que los adolescentes reciban vacunas sin el consentimiento de los padres, para que los padres anti-vacuna no puedan detener a los niños que quieren vacunarse.
  • Las empresas de redes sociales deben eliminar o, como mínimo, etiquetar la información errónea sobre las vacunas, sin excusas.
  • Los restaurantes, las aerolíneas y los gimnasios deben exigir un comprobante de vacunación para sus clientes, ya sea que estén obligados a hacerlo o no.
  • El gobierno y el sector privado deben desarrollar un sistema de pasaporte de vacunas seguro a nivel nacional para facilitar la implementación de los requisitos de vacunas para ingresar a restaurantes, gimnasios, cruceros, aviones y otros entornos.
  • Tan pronto como la FDA emita la autorización final para las vacunas, los distritos escolares deberían convertirlo en una condición para la inscripción en la escuela, como ya lo hacen muchos para enfermedades como el sarampión.
  • Los empleadores deberían considerar aumentar las primas del seguro médico para los que no están vacunados o aplicar un recargo a sus cheques de pago, tal como lo hacen algunos para los fumadores.
  • Como último recurso, los gobiernos locales pueden simplemente exigir vacunas para todos, justo el tipo de política que la Corte Suprema permitió que Cambridge impusiera en el caso de viruela de 1905.

La idea de imponer medidas sanitarias obligatorias, o hacer que los trabajadores elijan entre su trabajo y una vacuna, puede parecer cruel. Pero la pandemia de COVID-19 ha sido el peor brote de enfermedad infecciosa en los Estados Unidos en un siglo, y todos los poderes del estado que aplican para casos de emergencia deben usarse ahora.

Han muerto cientos de miles de estadounidenses; millones han sufrido la pérdida de empleo y la crisis económica; decenas de millones están padeciendo psicológicamente los impactos de los cierres y el aislamiento. Las enfermeras y los médicos se han esforzado hasta el límite para cuidar a los enfermos y moribundos, y ahora se les pide que continúen poniéndose en riesgo solo por aquellos que optan por no vacunarse. Seguirán surgiendo nuevas variantes hasta que se vacunen o se infecten suficientes personas en todo el mundo, lo que hará que este ciclo se repita, poniendo en peligro la vida incluso de aquellos que decidieron no vacunarse.

Mientras tanto, tenemos una vacuna con la que las personas que vivieron pandemias pasadas solo podrían haber soñado. La plaga de Justiniano en el siglo VI mató a tanta gente en lo que ahora es Estambul que el olor a cuerpos podridos inundó la ciudad. Un observador contemporáneo describió los esfuerzos de los abrumados médicos bizantinos para tratar a las víctimas, pero lamentó que ninguno de ellos parecía funcionar: “el hombre no descubrió ningún dispositivo para salvarse a sí mismo”.

Ahora tenemos tal dispositivo. Es una vacuna. A diferencia de nuestros antepasados, podemos optar por poner fin a esta situación. Solo tenemos que reunir la determinación para hacerlo.

Translated from the Globe’s English editorial into Spanish by El Planeta.


- 30 -
have your say   

Comments

There are no comments on this report. Sorry, comments are closed.

Sorry, we missed your input...

You must be logged in or register to comment

Read all of TucsonSentinel.com's
coronavirus reporting here »

Click image to enlarge

Boston Globe

The Last Best Shot

Editor's note: TucsonSentinel.com is one of dozens of news organizations around the country that are noted for reporting on the COVID-19 pandemic, and participating in "The Last Best Shot," an effort led by The Boston Globe to combat COVID-19 vaccination disinformation.

We have a clear choice. We can mark the start of a future in which COVID is relegated to little more than a nuisance, or we can watch the disease spiral further out of our grasp. Nearly 18 months after the pandemic shuttered much of the world, we are still in a state of uncertainty, one that threatens to steal yet another season and kill people who don't need to die.

The Last Best Shot reporting being published by the Sentinel and more than 50 outlets around the nation is meant to reinforce a simple fact: The only way out is vaccination. For every eligible person. Now.

See all of the #LastBestShot stories on the Sentinel here, and all of our coronavirus reporting here.

Categories

news, politics & government, family/life, health, opinion, editorial, nation/world, breaking, en español

TucsonSentinel.com publishes analysis and commentary from a variety of community members, experts, and interest groups as a catalyst for a healthy civic conversation; we welcome your comments. As an organization, we don't endorse candidates or back specific legislation. All opinions are those of the individual authors.