sticky zone 56764
Sponsored by

Local

Las universidades de todo el país enfrentan una rápida disminución en la matrícula masculina

Martine García, estudiante de primera generación del Chandler-Gilbert Community College, se sorprendió cuando le pidieron hace unos años que fuera presidente de un nuevo club escolar.

No había estado particularmente involucrado en el campus y la invitación para encabezar la Red de Empoderamiento Masculino, un grupo de apoyo y tutoría para estudiantes varones de minorías, realmente no tenía sentido.

“Mi reacción inmediata fue: “¿Por qué me está ayudando esta persona? ¿Qué quieren?”, recordó García.

Pero pronto se enteró de que forma parte de un grupo cada vez más reducido en lo que respecta a la educación superior: los hombres.

Una generación de hombres jóvenes está desapareciendo de las universidades, una tendencia acelerada debido a la pandemia. En Arizona, la tendencia es más visible en los colegios comunitarios de Maricopa. Sin embargo, la Universidad Estatal de Arizona (ASU) ha logrado contrarrestar la tendencia hasta ahora con un aumento del 5 por ciento en la inscripción de hombres en el año escolar 2020-21.

La brecha de género en las universidades ha ido creciendo lentamente durante décadas, según el Departamento de Educación. Las mujeres superan en número a los hombres cuando se trata de matricularse y permanecer en la universidad.

Sin embargo, esta tendencia ha alcanzado recientemente niveles sin precedentes. El National Student Clearinghouse informó que las mujeres constituían un 59.5 por ciento de la población de estudiantes universitarios, mientras que los hombres constituían el 40.5 por ciento al ​​cierre del año académico 2020-21. Este es un cambio importante en la población universitaria, que históricamente ha sido dominada por los hombres. Y está sucediendo en todos los grupos étnicos y socioeconómicos.

En los colegios comunitarios de Maricopa, las mujeres representan aproximadamente el 59 por ciento de la población estudiantil y los hombres el 40 por ciento. En la Universidad de Arizona, la matrícula masculina ha disminuido ligeramente y en la Universidad del Norte de Arizona, están matriculadas unas 8,000 mujeres más que hombres.

Thanks for reading TucsonSentinel.com. Tell your friends to follow us on Facebook and Twitter.

Lorenzo Sierra, legislador estatal y demócrata de West Phoenix, dijo que los líderes comunitarios comenzaron a notar la tendencia hace por lo menos seis años.

Aunque se podría esperar que la matrícula general disminuya en una crisis nacional, como lo es la pandemia, hay poca investigación sobre el por qué los hombres no están cursando estudios superiores.

“Es difícil entender qué está sucediendo con esta generación de hombres jóvenes y por qué están optando por salir de ese camino tradicional”, dijo Sierra.

Una razón podría ser que los hombres jóvenes están dando prioridad a la seguridad y la felicidad de sus familias en un momento de incertidumbre, dijo.

“Se enfrentan a la dura realidad de que tienen que ganar dinero para ayudar a la familia. Tienen que estar trabajando a estas alturas”, dijo Sierra. “Y luego piensas que ir a la universidad es caro y que terminarás en un agujero antes de comenzar tu vida”.

Los estudiantes en general no regresan a la universidad como podría esperarse después de que las inscripciones cayeron durante COVID-19, cuando muchos optaron por tomar un descanso en lugar de tomar clases virtuales. El National Student Clearinghouse informó que la inscripción de todos los estudiantes sigue cayendo. La disminución general de 2019 a 2021 fue del 5.8 por ciento, pero para los hombres fue de más del 10 por ciento.

Doug Shapiro, vicepresidente y director ejecutivo y de investigación de la clearinghouse, dijo en una conferencia de prensa que si esto continúa, esta será la mayor disminución de inscripciones en un período de dos años, al menos en los últimos 50 años.

“Simplemente, no hay ventajas de la recesión, solo una desventaja que estamos viendo”, dijo. “Estos son los estudiantes que normalmente se inscriben en masa durante una recesión, y luego (esperaríamos) que vuelvan a trabajar a medida que mejore el mercado laboral”.

Las universidades siempre han estado conscientes de la baja inscripción de hombres de color, como García, y han creado programas para impulsar la inscripción y la graduación. No obstante, la tendencia a la baja es sobresaliente entre los hombres blancos, cuya inscripción disminuyó un 13.4 por ciento de 2019 a 2021, según datos de la cámara de compensación. La inscripción de los hombres de afroamericanos cayó un 14.8 por ciento y la de los hombres latinos un 10.3 por ciento, según los datos.

ASU, sin embargo, vio un número récord de estudiantes matriculados en el otoño de 2021, 14,350, y los estudiantes varones fueron mayoría en los campus de Tempe y Politécnico.

Like what you're reading? Support high-quality local journalism and help underwrite independent news without the spin.

“Hemos sido muy afortunados de no haber presentado muchas de las tendencias de inscripción … Que muchas de las otras escuelas, universidades y colegios comunitarios están enfrentando”, dijo Matt López, vicepresidente asociado de inscripción de empresas académicas de ASU.

“La universidad en su conjunto presenta uno de los porcentajes más altos de hombres en ASU que hemos tenido en al menos una década, probablemente más que eso”, dijo López.

Muchos factores hacen que ASU sea una opción apta, dijo. Es conveniente contar con cinco campus y casi 300 programas en línea. La ayuda financiera, las becas y la inclusión en general también pueden hacerla más accesible que otras universidades.

ASU también es famosa por sobresalir en la retención, especialmente cuando se trata de estudiantes de primer año. La universidad dice que el 86.2 por ciento de los estudiantes regresan después de su primer año.

Aunque ASU promociona la retención, no reportó la tasa de hombres que se gradúan.

Las Escuelas de Ingeniería Ira A. Fulton de ASU, uno de los profesionales de ingeniería más grandes en el país, podría estar atrayendo a estudiantes varones, dijo López.

Además, dijo, los programas STEM, que históricamente son profesiones dominadas por hombres, han crecido enormemente y han experimentado un crecimiento tremendo en los últimos años.

“No me sorprendería si nuestra actual clase de primer año… es una de las más grandes que han tenido las escuelas de Fulton”, dijo.

A pesar del éxito de ASU, los funcionarios escolares todavía ven la necesidad de llegar a los hombres jóvenes. ASU lidera un programa llamado Males in Higher Education, mientras que Maricopa Community Colleges tiene la Red de Empoderamiento Masculino. Ambos se centran en inspirar a los hombres de minorías a seguir una educación superior.

García, quien ahora trabaja en ASU, dijo que la red lo ayudó a navegar el proceso universitario. Aunque siempre apoyaron su viaje, sus padres no sabían cómo ayudarlo porque ellos mismos no habían ido a la universidad.

Ahora es el director del programa de TRIO Student Support Services en el campus Politécnico. Estos programas de oportunidades están diseñados para apoyar a los estudiantes de primera generación, con discapacidades y de bajos ingresos y a los veteranos que buscan un título universitario.

Pero los hombres no se están inscribiendo en el programa de García. Dado que Polytechnic es un campus predominantemente masculino, García dijo que está desconcertado por el fracaso del programa para atraer a los hombres de grupos minoritarios, que son los más susceptibles a la tendencia a la disminución de la matrícula.

“Tenemos estas expectativas de que los hombres no pueden quejarse. Los hombres no pueden pedir ayuda”, dijo.

Una cosa que juega un papel importante en este fenómeno nacional, dijo García, son los roles tradicionales de género.

“Una de las cosas más importantes es la presión social de ser hombre”, dijo. “Tienes esta responsabilidad y realmente no tienes muchas salidas o recursos cuando fallas”.

En el estado de Arizona, es posible que los que buscan ayuda no la obtengan, ya que el estado está rezagado respecto al país en cuanto al número de consejeros escolares disponibles. A partir de 2018, la proporción de consejeros por estudiantes de Arizona era la peor de la nación, con 905 estudiantes por cada consejero, según un informe de la Asociación Estadounidense de Consejeros Escolares.

Los estudiantes de ASU también están padeciendo. Un artículo de State Press, el periódico del campus, reportó en noviembre tiempos de espera de un mes para los Servicios de Consejería de ASU, cuando los estudiantes estaban estresados ​​por los exámenes finales.

Support TucsonSentinel.com today, because a smarter Tucson is a better Tucson.

“Veo que mucha gente se incorpora directamente a la fuerza laboral o busca un intercambio”, dijo García. “Creo que hay mucho énfasis en ganar dinero en este momento. ¿Por qué luchar y endeudarse durante cuatro años cuando puedo conseguir un trabajo ahora mismo y ganar lo que ganaré después de la universidad? ”

Pero los graduados universitarios ganan un promedio de $30,000 más que los no graduados, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Osaro Ighodaro, vicepresidente de asuntos estudiantiles de South Mountain Community College, dijo que el 80 por ciento de los estudiantes son de primera generación, lo que significa que son los primeros en su familia en ir a la universidad.

Dijo que estos estudiantes carecen de modelos masculinos para seguir una educación superior.

“La mayoría de estos estudiantes provienen de entornos en los que ni siquiera piensan que la universidad sea una posibilidad”, dijo.

UA, la segunda universidad pública más grande del estado, está atestiguando tendencias similares, aunque no tan drásticas como las que están experimentando los colegios comunitarios.

Kasandra Kay Urquidez, vicepresidenta de gestión de inscripciones y decana de admisión de pregrado, dijo que las mujeres se están inscribiendo y graduándose en niveles ligeramente más altos que los hombres.

“Cuando vemos la retención de un año a otro, nuestras mujeres tienden a hacerlo un poco mejor allí”, dijo. “Definitivamente, diría que también se están graduando con tasas más altas”.

Una forma en que las escuelas están tratando de contrarrestar esta tendencia es a través de programas como Opportunities for Youth. El programa creado por ASU y que es una asociación entre varias universidades, busca involucrar a los jóvenes en la escuela y el trabajo. Esto comenzó hace unos años.

Ighodaro dijo que el programa ha derivado en “mejoras constantes en los intentos de retención” en todo el distrito de colegios comunitarios.

Pero la falta de investigación nacional podría impedir que estos programas alcancen su máximo potencial, según Kishia Brock, vicerrectora asociada del Distrito de Colegios Comunitarios de Maricopa.

“No se ha realizado ninguna investigación extensa, por lo menos en el Departamento de Educación, sobre la razón por la que hemos visto tal cambio en las mujeres que dominan esencialmente la educación superior”, dijo Brock. “Creo que realmente necesitamos profundizar … y comprender mejor qué es lo que está impulsando esto”.

Support TucsonSentinel.com today, because a smarter Tucson is a better Tucson.

- 30 -
have your say   

Comment on this story

There are no comments yet. Why don't you get the discussion going?

Join the conversation...

You must be logged in or register to comment

Read all of TucsonSentinel.com's
coronavirus reporting here »

Click image to enlarge

Emily L. Mahoney/Cronkite News

En la Universidad de Arizona, la matrícula masculina ha disminuido ligeramente. El National Student Clearinghouse informó que las mujeres constituían un 59.5 % de la población de estudiantes universitarios, mientras que los hombres constituían el 40.5 % al ​​cierre del año académico 2020-21.