Now Reading
Artefacto ceremonial Yaqui Maaso Koba a ser devuelto después de estar en museo sueco por 100 años
arts

Artefacto ceremonial Yaqui Maaso Koba a ser devuelto después de estar en museo sueco por 100 años

El danzante que use la cabeza de venado “es el único ser que puede viajar al mundo espiritual. Así de importante es para nosotros.” - Presidente Yaqui Peter Yucupicio

  • El Maaso Koba es una cabeza de venado que usan los bailarines para encarnar un animal sagrado del Pueblo Yaqui. Esta cabeza de venado formó parte de una colección mantenida por un museo sueco durante 100 años y ahora está siendo repatriada a México.
    Museo de la Cultura del MundoEl Maaso Koba es una cabeza de venado que usan los bailarines para encarnar un animal sagrado del Pueblo Yaqui. Esta cabeza de venado formó parte de una colección mantenida por un museo sueco durante 100 años y ahora está siendo repatriada a México.

Una colección de 24 artefactos de orígen Yaqui serán devuelatas a la nación Río Yaqui en México después de estar en un museo sueco por 100 años.

Uno de esos objetos es el sagrado Maaso Koba, una cabeza de venado ceremonial. El danzante que lo viste se convierte en el venado sagrado y lleva la capacidad de viajar desde el mundo físico hacia el mundo espiritual de sus ancestros, los Yaqui creen.

Oficiales Yaqui y el gobierno mexicano han estado trabajando para recuperar estos bienes culturales por dos décadas.

In English: Ceremonial Yaqui artifact Maaso Koba being returned after 100 years in Swedish museum

"Para nosotros en ceremonia por cien mil años, (está) la importancia de la danza del venado - la danza Maaso - en la que se utiliza la cabeza de venado - el Maaso Koba," dijo Peter Yucupicio, el presidente tribal de los Pascua Yaqui. "Y el es el unico ser que puede estar aquí en este mundo, que es el mundo material, y puede viajar al mundo espiritual, cuyo se llama el "Sewa Ania" en Yaqui, y visita a nuestros ancestros. Así de importante es para nosotros."

El Maaso Koba y las otras 23 piezas en la colección fueron adquiridas por el Museo de Etnografía en Gotenburgo, Suecia, entre 1934 y 1936 durante un trabajo de campo científico en México. Aparte de la cabeza de venado, la colección incluye otras partes de ropaje y sonajas.

En junio 3, Francisco Eduardo del Río López, el embajador de México a Suecia, y Ann Follin, directora general del Museo de la Cultura del Mundo de Gotemburgo, firmaron un acuerdo para la repatriación de la colección Yaqui. Esta devolución ha estado en proceso por 19 años, y ha sido un proceso cooperativo, dijo Rafael Barceló Durazo, el consulado de México en Tucsón.

"Este pedido venía de las tribus indígenas, la gente Yaqui ubicada en Sonora y Arizona," Alfred Urbina, el procurador genral de la Tribu Pascua Yaqui, le dijo al Tucson Sentinel. "Asi que, ese pedido tuvo que ser facilitado por estados naciones, o por la embajada de México a la embajada sueca, o le gobierno de los estados unidos a gobierno sueco. Creo que el aspecto internacional lo hizo un poco mas difícil."

Expertos en la manera que gobiernos tribales interactuan con países extranjeros bajo ley internacional llamaron el acuerdo uno significante.

"Es raro que personas indígenas y abogados para personas indígenas tengan victorias. Esa es una de las cosas que hacen esto un final felíz porque no es a menudo que espramos ganar porque esa historia de conquista y colonización le ha quitado mucho a la gente indígena y la ley usualmente no les devuelve mucho," dijo Kristen Caroenter, directora del American Indian Law Porgram en la escuela de leyes de la Universidad de Colorado.

"Una parte significante de este proceso es que la gente Yaqui mantuvieron la paz y la cooperación. Creo que fueron inspirados por el Maaso Koba," dijo Carpenter, quien sirvió como el miembro norte americano para el Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas desde 2017 al 2021.

Ese grupo en conjunto con el Consejo Internacional de Tratados Indios tomaron un rol esencial cuando los Yaqui tomaron esta situación de la devolución de estos objetos a un nivél internacional, ella dijo.

El acuerdo de la repatriación indica la importancia de no solo prestar atención a las leyes nacionales e internacionales, pero tambien a las leyes indígenas, Carpenter dijo.

En septiembre 2007, las naciones unidas establecieron la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas. Los artículos 11 y 12 del documento le dieron a los Yaqui la oportunidad de empezar el proceso. La declaración dice que los pueblos indígenas tienen el derecho de mantener y protejer las "manifestaciones pasadas, presentes y del future de sus culturas" cuyo incluye artefactos. El artículo 12 en específico le da el derecho a los estados para "buscar el acceso y/o la repatriación de objetos ceremoniales."

Los Yaqui tuvieron que sobretomar unos retos durante este proceso.

"Creo que el mayor reto fue que ellos dijeron al principio que recibieron esos objetos como regalo de parte de un danzante del venado y despues dieron la vuelta y dijeron que lo compraron para el museo como una colección," Yucupicio le dijo al Sentinel, explicando que la tradición es que el Maaso Koba debe ser utilizado solamente por hombres y que un objeto venerado no es algo que se regalaría un coleccionista extranjero.

"Hay documentación de una ceremonia en los 1930s donde la danza del venado está ocurriendo y estaban celebrando," el presidente tribal dijo. "Comienza como si no fuera usado, pero si lo fue. Fue utilizado en un contexto espiritual y eso es lo que es importante para nosotros."

La gente Sami, un pueblo indígena que vive en el norte de Suecia y Noruega, Finlandia y la península Kola en Rusia, ayudaron a persuadir a los suecos para devolver la colección. Como los Yaqui que valoran al venado como importante materialmente y espiritualmente, los Sami tienen una larga tradición de críar renos.

El gobierno sueco eventualmente entendió el significado del Maaso Koba y porque debería estar con su gente, no detrás de plexiglás lejos de casa," Carpenter dijo. Los objetos serán devueltos "con respeto y dígnidad" al pueblo de los Río Yaqui en México.

Aún no se ha decidido cual será el nuevo hogar de estos objetos, pero Yucupicio dijo que se aregurarán que sean preservados correctamente.

"Es muy, muy importante que nuestra juventúd, nuestra gente, no se olviden de donde vinieron," Yucupicio dijo.

Bianca Morales is TucsonSentinel.com’s Cultural Expression and Community Values reporter, and a Report for America corps member supported by readers like you.

— 30 —

Best in Internet Exploder